Cómo presentar un plan empresarial a tus inversores

By Comunicacion Crowdcube | Emprendedores

Mar 16
presentar plan empresarial

Definir un proyecto empresarial puede ser una tarea relativamente fácil si tienes claro tu público objetivo, el presupuesto, la forma jurídica ideal y, por supuesto, qué quieres vender y cómo hacerlo. Pero sobre el papel. El problema surge cuando debes presentar la idea a los inversores. La falta de experiencia y la inseguridad ante un interlocutor necesariamente exigente son factores que harán peligrar el futuro de tu empresa. En muchas ocasiones el emprendedor no conseguirá la financiación deseada por cometer errores como ser inflexible ante su audiencia o no mostrarse comprometido con su proyecto.

Qué errores debes evitar cuando presentes tu proyecto

Una imagen descuidada

Cuando se habla de algo tan serio como la puesta en marcha de una empresa son muchos los que creen que la imagen es una cuestión accesoria que se debe reducir a un traje bien planchado y unos zapatos limpios. Pero no es algo tan simple ni superficial. Toda presentación debe ajustarse a un equilibrio perfecto entre la palabra escrita y oral. Cuida al máximo la redacción e incluye imágenes o gráficas que complementen tu discurso y ayuden a entender tu proyecto. Las cifras son necesarias siempre y cuando no abrumes con ellas a tu interlocutor. Tampoco olvides que la identidad corporativa transmite los valores de tu empresa y que por lo tanto debe estar presente tanto en el logotipo como en el diseño de tu presencia offline y digital.

banner-capitalriesgo

No escuchar al inversor

Después de mucho tiempo intentándolo has conseguido una cita con un posible inversor para tu proyecto. No metas la pata y reserva una parte importante del tiempo de reunión a responder a sus preguntas. Su confianza se basará en la obtención de respuestas que le darán la clave para saber si tu negocio es rentable o no. Dialoga y muéstrate flexible ante posibles sugerencias. Tal vez no obtengas la financiación que necesites pero sabrás cómo mejorar tu plan de empresa.

No tener claro qué decir

Lo más probable es que dispongas de muy poco tiempo para exponer tu proyecto, así que cuando hables sé concreto y céntrate en los puntos clave de tu negocio: qué producto vendes y qué necesidad resuelve; qué aporta tu empresa frente a la competencia; el presupuesto qué necesitas; por qué es rentable, etc. Si no tienes claro cuál es tu modelo de negocio será difícil que puedas convencer a alguien para que invierta su dinero en ti. Así que intenta ser claro, breve y conciso.

La falta de compromiso

Para que un negocio salga adelante tendrás que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo. Si no lo haces, por falta de pasión o porque realmente no crees en él, los inversores no depositarán la confianza en ti. Sé honesto y antes de pedir financiación, piensa hasta qué punto estás dispuesto a involucrarte en tu proyecto, ya que la dedicación a tiempo parcial no es suficiente para que despegue. Y elige bien el sector donde quieres trabajar (no tiene sentido que desarrolles una empresa informática cuando ni siquiera te atreves a encender un ordenador). Además, durante la presentación deberás hablarle al inversor de cuál quieres que sea su papel dentro del plan empresarial que has creado.

Inflar datos

No debes confundir la pasión por tu negocio con la necesidad de conseguir a toda costa que alguien crea en él. Los datos que proporciones durante la presentación deben ser reales y por lo tanto sacados de un exhaustivo estudio del sector en el que deseas emprender. Tampoco juegues con la fantasía y hagas predicciones sobre un futuro que nadie conoce. Los inversores saben cómo funciona el mercado, así que no tiene sentido mentir.

Artículo escrito por María Marqués.

Leave a Comment:

Leave a Comment: